post

La acción desinfectante de los ozonizadores se basa en la total destrucción de cualquier tipo de microorganismos.

El uso del aire acondicionado puede ser una fuente de innumerables problemas si no se utiliza de una manera adecuada. Uno de los síntomas más frecuentes y que debe ponernos en alerta, es el mar olor producido por estos aparatos y que en la gran mayoría de los casos procede de la bandeja de condensación que se encuentra detrás del filtro y que recoge el agua que llega a condensarse en la batería de dichos aparatos.

En estos casos lo más recomendable es solicitar la ayuda de un profesional para que revise el aire acondicionado,  pero existe también una forma muy sencilla de eliminar el mal olor procedente de éste, usando un generador de ozono,  ya que éste es el mejor bactericida y desinfectante existente, debido a su poderosa acción oxidante y ecológica, además  consiguen eliminar los olores que provienen de estos aparatos, destruyendo químicamente estos aromas desagradables  en vez de encubrirlos.

Los generadores de ozono permiten limpiar eficazmente los conductos de los equipos de aire acondicionado donde se acumulan numerosas bacterias y microorganismos que son causantes de múltiples infecciones y enfermedades en el organismo humano, ya que convierten un gran tóxico conocido como monóxido de carbono,  en un inofensivo bióxido de carbono,  a la vez que esteriliza el aire enriqueciéndolo de un saludable oxígeno.

Existen muchos estudios realizados en varios países y por personas altamente cualificadas que demuestran que el uso del ozono en la limpieza de los aparatos de aire acondicionado, es la herramienta más eficaz para conseguir eliminar los malos olores procedentes ya sea  de un mal funcionamiento de dichos aparatos como para erradicar la contaminación que pueden llegar a producir.

El uso de un equipo de Ozono conjuntamente con el aire acondicionado y ventiladores encendidos,  permite la recirculación  del Oxígeno Activado por toda la habitación, logrando alcanzar a desinfectar, desodorizar y deshumificar cortinas, alfombras, almohadas, colchones, etc.